Venceré...

Venceré...
foto de Gema Laura Díaz

viernes, 31 de enero de 2014

Mis nuevos viernes....

Los viernes son esos días que tienen el poder especial de dibujar, a tod@s en general, una sonrisa. Normalmente termina la jornada laboral, empiezas a pensar en los planes del fin de semana, en dormir un rato más por las mañanas,.. para mí también, los viernes siguen siendo días de sonrisa...

Hasta ahora he comenzado mis viernes pensando  "último madrugón de la semana",  ahora en mis nuevos viernes lo primero que pienso es "hoy un pasito más hacia la victoria" y seguido "último madrugón de la semana"... las visiones de lo mismo, en este caso un día, comienzan a cambiar...

Los viernes voy a tratamiento, hoy ha sido la segunda vez. De momento me lo ponen todas las semanas por lo que me dicen que los efectos secundarios serán más leves y algunos más tarde, como por ejemplo la caída del cabello. Por mí no hay ninguna prisa, eso sí, ya le he echado el ojo a una peluca super mona y a algún que otro gorrito y turbante. Creo que todo lo que pueda mirar ahora con tiempo será mucho mejor,  eso de anticipar ya lo llevo grabado a fuego en mí.... me sale solo, así natural... 

El viernes pasado mi primer contacto con el tratamiento fue bueno, si no fuera por otros agentes externos. Llegar a la sala y ver allí a más gente como que te hace la situación más llevadera, no eres la única, si ellos pueden tú también, no estás sola... Te sientes rara, no sabes muchas cosas y a mi la ignorancia me puede y tengo que hacer un esfuerzo muy grande para no parecer una niña petarda preguntona, es que me interesa tanto todo, cómo, porqué, cuándo, cuánto.... La mañana pasó sin más, únicamente que eligieron la vena retorcida  que parece buena por fuera aunque por dentro era otra cosa, pero vamos que será por venas... a otra y punto. 

Hoy he ido más temprano, casi lo prefiero porque así estoy cuanto antes en casa. Durante el tratamiento no tengo molestias, y si a eso le añades que tengo unas cuantas amigas amores que me hacen pasar unas risas que no puedo contener, con lo que cualquier día me ponen algo raro porque piensen que estoy perdiendo la cabeza, pues lo llevo bien.

No se como serán las próximas veces y por eso aunque parezca fuerte y valiente, es inevitable estar expectante, intentando prepararte para un estar diferente, posiblemente no tan llevadero. 

Esto es como si hubiera llegado a una playa arenosa y comenzara a meterme en el mar, al principio, aunque el agua empiece a subir,  la arena es fina, según caminas la arena va siendo más gruesa, continuas y hay alguna alga que se enreda en tu pierna, alguna piedrecita que se te clava en el pie,  incluso alguna medusa que te de un buen picotazo... lo único es que cuando te metes en esa playa no sabes que todo eso te va a pasar y entras pisando fuerte, pero yo sí se que me va a ir pasando, y a pesar de eso no voy a dejar de caminar con paso firme, porque siempre hay alternativas, maneras de combatir esos inconvenientes... si merece la pena por un buen baño, ¿ cómo no va merecer la pena por lo más grande que tenemos?... VIVIR... 




miércoles, 29 de enero de 2014

Ser valiente.... y cómo no serlo...


Habrá quien piense que no estoy bien de la cabeza cuando lean esto, porque con todas las circunstancias que he pasado en mi vida yo me siento AFORTUNADA, siento que soy una mujer con suerte. 
Me ha pasado varias veces en mi vida tener esta sensación. 
Recuerdo cuando me dieron el diagnóstico de Álvaro, mi pequeño príncipe, había quien casi me daba como una especie de "pésame" y yo me sentía hasta culpable de estar tan entera y contenta porque sabía que le pasaba y mi hijo y cómo le iba a poder ayudar.
Ahora me pasa algo parecido, casi tienes que consolar a algunas personas y convencerlas de que esto lo voy a superar que no pasa nada, es algo casi surrealista... Pero luego esta toda esa gente maravillosa que tengo en mi vida, unos más cerca, otros más lejos, que son los que me hacen entender que no tengo motivos para pensar de forma negativa, que soy una privilegiada.                   
Este blog lleva abierto un día y mis pelos se ponen de punta cada vez que miro las visitas, pero es que cada vez que leo cada uno de los mensajes que me habéis dejado me siento dichosa, por tanto cariño del bueno que me rodea, por tanta buena gente que me quiere de verdad.
Mis hijos son los primeros por los que cada día merece la pena dibujarse la mejor de las sonrisas, mi madre, mis hermanos, mis grandes amigos.... Dicen que en los malos momentos es cuando te das cuenta de quien tienes y quien no. Sinceramente a mí me pasa que estoy comprobando a cuanta gente tengo conmigo...
De entre todas esas personas maravillosas hoy le toca mi agradecimiento y decirle lo muchísimo que la quiero a mi amigaermana Marimamen. Los peores momentos de mi vida han sucedido en estos último años y ella siempre ha estado ahí. En las situaciones más duras no me ha dejado ni un sólo momento, sin buscar protagonismo, respetando mis silencios, mis lágrimas, dándome la mano, abrazándome o calmando esos prontos peligrosos que en ciertos momentos me pueden dar, siendo y estando, sin tener por qué, sin más razón que porque SI. 
Hoy me ha mandado esta canción... no se si realmente seré tan valiente siempre,  pero si lo soy, esa valentía no es mérito mio únicamente, sin tod@s los que están a mi lado no seria ni la mitad de lo que soy, si estáis conmigo lo lograremos juntos... espero estar a la altura y no decepcionaros...

Mil gracias a tod@s...


martes, 28 de enero de 2014

Hoy cuento el principio, algún dia contaré el final...

Primera entrada, seguramente la que más me cueste escribir, por eso de que los comienzos nunca son fáciles, porque quizá sea la que nunca querría haber escrito, pero como la realidad es sólo una y yo no soy persona de vivir lejos de ella, hoy es lo que toca, comenzar, que mejor que por el principio...

En Marzo del 2013 me noté un nódulo en el pecho izquierdo, acudo al médico y me mandan una ecografía para Abril. No tenía ningún otro síntoma, ninguna molestia, y los resultados salieron bien, únicamente que había más de un nódulo y en ambos pechos pero nada más, todo dentro de la llamada normalidad, una palabra que sinceramente a mí me rechina... 
Revisión en seis meses, a olvidarme...

Pasan los meses y otras circunstancias y/o acontecimientos hacen que dude si ir a pedir la cita para la revisión o no. Total no notaba nada de molestia, mis pechos estaban igual que siempre, no parecía haber crecido el nódulo que me noté al principio, únicamente, a veces, salia algo de líquido del pezón, cosa que parecía no tener importancia para el ginecólogo, otra vez esa palabra normalidad... 
Pese a estar pasando un momento personal complicado, algo en mí decía que tenía que pedir esa cita, y fui pero no me la pudieron dar porque necesitaba el informe de la doctora para pedirla, otra pared que por un momento me hizo querer olvidarme del tema, pero tampoco pude, eso dentro de mí me seguía diciendo "Menchu pide la cita!!". Y a la tercera va la vencida, la pedí y para primeros de noviembre hicieron la ecografía en la que aparentemente no había nada sospechoso, eso parecía o me querían hacer ver.

Diez días después aproximadamente me llaman para hacerme una BAG (Biopsia con Aguja Gruesa) para asegurarse porque "aunque no te preocupes porque no parece nada importante" es mejor descartar. 
Y voy, ignorante de mí pensando que aquello era como un análisis de sangre, y claro, te hablan de anestesia, varios pinchazos, y entonces comprendes que eres una pardilla y que tienes una capacidad que no conocías para mantener el tipo y hacer como que ya lo sabias, que no te pilla de susto. JA!
Algo sospeché cuando me dieron la cita directamente para la unidad de mama al salir de allí, aunque quizá es lo habitual, sin tener que pasar por admisión, me quedaré con la duda. 
Días después me llaman para ampliar el estudio, resonancia y mamografía, pero "tranquila todo está bien, únicamente es un protocolo a seguir" y claro no me lo terminaba de creer porque ya tenían la biopsia, ¿para qué ampliar el estudio si ya tienes una biopsia que te dice SI o NO? pero me pilló despistada o me supo convencer, el caso es que al final le creí a pies juntillas.... 

Llega el día 12 de Diciembre y recojo los resultados en la unidad de mama. Tan campante que iba, tan convencida de que sería como un paseito en barca. Entro en la consulta, saludo, me ausculta, me siento y lo suelta... Cáncer de Mama... empecé sencillamente a arder.... no daba crédito pero respiré hondo, pensando que por lo que me contaba era quitarlo y ya, pero comienza a hablar de operar, quimio, radio, hormona... en ese momento ya escuchaba en eco, mi cabeza iba a mil por hora... lo primero, los niños, cómo les explico, cómo lo organizo, cómo... cómo.... cómo.... que leches!!!!!!!! que no me puede pasar esto, que no me lo puedo permitir!!!!!!!!! 
Pues va a ser que sí, que mi nombre coincidía con el de la carpeta, y que sí antes no me lo podía va a ser que ahora puedo permitírmelo porque no es cuestión de poder es cuestión de tener, no siempre hay segundas opciones, ni planes B. Este es un pedazo de plan A que voy a llevar a cabo hasta terminarlo, bueno más bien hasta terminar con él, para dar paso a muchos otros planes A que están por venir...